"Apunte inconcluso de una nota inconclusa de Morelli:


    No podré renunciar jamás al sentimiento de que ahí, pegado a mi cara, entrelazado en mis dedos, hay como una deslumbrante explosión hacia la luz, irrupción de mí hacia lo otro  o de lo otro en mí, algo infinitamente cristalino que podría cuajar y resolverse en luz total sin tiempo ni espacio. Como una puerta de ópalo y diamante desde la cual se empieza a ser eso que verdaderamente se es y que no se quiere y no se sabe y no se puede ser."

Julio Cortázar

Rayuela

HOLA, SOY YO, JAVI

Vale, la foto no es muy reciente. Sí, eres muy perspicaz: todavía tenía pelo... Pero, ¿quién no echa una mentirijilla en un chat?



1.Defensa de la poesía.



(La razón poética)


“Los sistemas metafísicos

son grandes metáforas del universo”,

decía Borges.

       

    La comprensión es metáfora. Y está bien. La metáfora nos vale. El problema viene cuando se pervierte, como denunció Nietzsche, y se convierte en metonimia. Es decir, cuando pierde la humildad de la metáfora,  la equivocidad, la asumida transitoriedad, e intenta hipostasiarse; cuando  pretende usurpar el espacio de la cosa que, realmente, solo representa. Aquí empieza el problema. Y qué fácil se realiza el deslizamiento en nosotros, animales adoradores de certezas, no importa que inventadas...


    La metáfora es poesía, y la poesía, como dice A. Gesché, restituye la verdad del objeto. Es restitución porque esa realidad fue arrebatada por el objetivismo, por un cientificismo que ya, tan pronto, huele a rancio. Ahora debe dar un paso atrás. Es el momento de reconocer que su pretencioso empeño resultó un fiasco. Que la realidad se escapa entre los dedos, como la arena o el agua, cuando las manos pasan de ser cuencos a ser puños.


javisolamente,  2015